La acreditación, una herramienta al servicio de los Objetivos de Desarrollo Sostenible

El Día Mundial de la Acreditación se celebrará el próximo 9 de junio con un tema central: la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.

La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas incluye 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que representan una ambiciosa y universal meta hacia la sostenibilidad económica, social y ambiental, haciendo uso de los medios necesarios para mitigar el cambio climático, impulsar la igualdad y proteger la dignidad de las personas y reclamar transformación hacia un desarrollo respetuoso con el medioambiente.

Dentro de este marco, es necesario disponer de mecanismos efectivos para evaluar y mantener informados a todos los agentes del mercado (autoridades, empresas, ONGs, asociaciones, etc.) del grado de consecución de los ODS.

Declaraciones sobre la seguridad de los alimentos que se consumen, la sostenibilidad de la agricultura, el nivel de uso que hacen las empresas de las energías renovables, el nivel de reducción de la emisión de gases de efecto invernadero en los procesos, etc., son solo algunos ejemplos. Las entidades acreditadas por ENAC son una herramienta al servicio de la consecución de los ODS, ya que han demostrado su competencia técnica para emitir resultados fiables sobre estas actividades de evaluación y control.

El ODS 17 busca promover, entre otras metas, un sistema de comercio multilateral universal, basado en normas, abierto, no discriminatorio y equitativo en el marco de la Organización Mundial del Comercio, aumentando significativamente las exportaciones de los países en desarrollo en un contexto en el que las normas de origen aplicables a las importaciones de los países menos adelantados sean transparentes y sencillas y contribuyan a facilitar el acceso a los mercados.

Precisamente abrirse paso en los mercados exteriores representa en muchos momentos un reto, ya que a la propia competencia de las empresas locales y a las imposiciones económicas aduaneras se le unen barreras de tipo técnico que exigen que los productos demuestren el cumplimiento con reglamentaciones y normativas nacionales. En ocasiones, los mercados y las autoridades importadoras desconfían de los certificados o informes de cumplimiento emitidos en el país de origen, obligando a la empresa exportadora a repetir ensayos o certificaciones. Este tipo de barreras son conocidas como obstáculos técnicos al comercio.

Para superar y minimizar estas barreras, la práctica totalidad de los países desarrollados han establecido organismos nacionales de acreditación, al ser la acreditación uno de los mecanismos reconocidos por la Organización Mundial del Comercio y la Unión Europea para minimizar los obstáculos técnicos al comercio.

Estos organismos de acreditación se integran en una infraestructura internacional que opera a través de dos organizaciones, International Laboratory Accreditation Cooperation (ILAC) e International Accreditation Forum (IAF). En el seno de estas organizaciones internacionales, se han establecido acuerdos multilaterales de reconocimiento mutuo de certificados e informes, fortaleciendo, así, el comercio global y la confianza en los productos y servicios a través de las fronteras al conseguir que las declaraciones de cumplimiento de los requisitos técnicos exigidos a las exportaciones e importaciones sean aceptados en todo el mundo.

ENAC es firmante de todos los acuerdos internacionales de reconocimiento, por lo que sus acreditaciones son aceptadas en más de 100 países, entre los que se encuentran la totalidad de la UE y EFTA, así como Estados Unidos, Canadá, Japón, China, Australia, Brasil o India, entre otros, lo que permite a la empresa española contar con un respaldo reconocido en los mercados internacionales que facilita la aceptación de los productos y servicios a través de las fronteras.

 

 

 

Ejemplos de actividades de ENAC que apoyan la consecución de los ODS:

Los servicios de ensayo acreditados son claves en distintos ámbitos como son la seguridad alimentaria o la exportación de alimentos para la demostración, por parte de los fabricantes y del resto de operadores alimentarios, del cumplimiento con las especificaciones reglamentarias de la Unión Europea o de terceros países a los que se destinan los productos.

Asimismo, asegurar la sostenibilidad de los sistemas de producción de alimentos y aplicar prácticas agrícolas resilientes es una de las metas del ODS 2, para lo cual las actividades acreditadas por ENAC como puede ser la certificación de producto, que aporta garantías a la legislación comunitaria relativa a las producciones ecológicas, denominaciones de origen e indicaciones geográficas y especialidades tradicionales, juega un papel fundamental. En el campo voluntario, esquemas establecidos y utilizados por las empresas de distribución nacional e internacional como una forma de control de los productos que compra, como pueden ser Global G.A.P., BRC, IFS o QS y que actualmente también incluyen transporte, logística, agentes/brokers, etc., también exigen la participación de entidades de certificación acreditadas.

Los servicios diagnósticos acreditados conforme a la norma UNE-EN ISO 15189, que a nivel global se ha establecido para aportar al sector sanitario la confianza en la competencia técnica de estos servicios, son fundamentales para asegurar que las decisiones clínicas se toman en base a resultados fiables, minimizar así posibles riesgos en la seguridad del paciente y aumentar la calidad diagnóstica. Se trata de servicios como los proporcionados por laboratorios clínicos, servicios de anatomía patológica, estudios de diagnóstico por la imagen (radiografía, ultrasonografía, etc.), análisis que se realizan junto al paciente (POCT, point of care testing) y otras pruebas diagnósticas de fisiología clínica.

Por otra parte, los servicios acreditados contribuyen también al control de la reducción de los riesgos asociados a la salud y la seguridad en el entorno de trabajo y a integrar la prevención de riesgos laborales en las empresas, aportando garantías en actividades como la certificación de sistemas de gestión de la Seguridad y la Salud en el trabajo, los ensayos y la certificación de los medios necesarios para la protección de los trabajadores contra los riesgos laborales o con el control de contaminantes en atmósferas laborales, entre otros.

Laboratorios públicos y privados acreditados aportan la máxima confianza sobre el control analítico y la calidad del agua, tanto de las aguas de consumo como del control y vigilancia del Ciclo Integral del Agua, utilizando desde las técnicas más tradicionales como los análisis físico-químicos y microbiológicos, hasta las más novedosas, como los ensayos para determinar el estado ecológico de las aguas, radioactividad o ecotoxicidad.

El acceso universal y equitativo al agua de consumo humano es una de las metas fundamentales de este ODS. En este sentido, los laboratorios acreditados juegan un papel fundamental al realizar ensayos para evaluar la potabilidad del agua de consumo humano necesarios para proteger la salud de las personas.

Por otro lado, este ODS pretende mejorar la calidad del agua, reduciendo la contaminación, eliminando los vertidos y minimizando la emisión de productos químicos a las aguas. En relación a esta meta, la acreditación garantiza que el control tanto de los vertidos de aguas residuales como de las aguas regeneradas orientadas a su reutilización son realizados por empresas con la capacidad técnica necesaria. En concreto, en nuestro país contamos con entidades de inspección acreditadas para el control de vertidos y de la calidad del medio receptor, que garantizan el control de las aguas residuales y su posible reutilización posterior.

Garantizar el acceso universal a servicios energéticos fiables y modernos y aumentar considerablemente la proporción de energía renovable en el conjunto de fuentes energéticas forma parte esencial de la Agenda 2030 y es una meta fundamental de este ODS.

Así, en relación a la generación energética en el ámbito de las energías renovables, tanto las entidades de certificación de producto como los laboratorios acreditados contribuyen, cada vez más, a aportar confianza sobre el cumplimiento de requisitos de calidad definidos para aerogeneradores, módulos y sistemas fotovoltaicos y todos los elementos de electrónica de potencia necesarios para asegurar una adecuada conexión de estas fuentes de energía renovable en las redes de distribución.

Además, en el ámbito del consumo eficiente, los laboratorios ofrecen garantías sobre los ensayos de eficiencia de luminarias, lámparas y módulos LED y equipos de climatización, entre otros.

Por otra parte, la certificación acreditada de sistemas de gestión de la energía garantiza que las organizaciones disponen de un sistema de gestión que les permite desarrollar su política energética, estableciendo objetivos, metas y planes de acción que mejoren su desempeño energético. También están contribuyendo a un mayor control de la eficiencia energética las entidades que evalúan la eficiencia energética de instalaciones (alumbrado exterior, instalaciones térmicas de edificios).

Este ODS busca lograr niveles más elevados de productividad económica mediante la diversificación, la modernización tecnológica y la innovación, así como promover políticas orientadas al desarrollo que apoyen el crecimiento de las microempresas y las pequeñas y medianas empresas.

Y, precisamente, las pymes son quienes más se pueden beneficiar de hacer uso de evaluadores acreditados, ya que les permite una toma de decisiones informada al facilitarles un acceso sencillo a evaluadores que disponen de una competencia técnica conocida y demostrada (a través de la información hecha pública por ENAC) y que cuentan con el reconocimiento de las autoridades nacionales de los países de la UE y de los organismos de acreditación de más de 100 países. 

De esta forma, las pymes pueden demostrar a autoridades y clientes, tanto nacionales como internacionales, su cumplimiento con los requisitos aplicables, lo que aumenta su competitividad en el mercado. De esta forma, la acreditación aumenta la transparencia y la simetría sobre la información de la que disponen todos los agentes del mercado independientemente de su tamaño, capacidad económica y localización geográfica. Además, la existencia de una infraestructura amplia de organismos de evaluación acreditados aumenta la competencia disminuyendo los precios, sin comprometer el rigor debido a la supervisión constante del acreditador.

El ODS 9 tiene como una de sus metas aumentar la investigación científica y mejorar la capacidad tecnológica de los sectores industriales de todos los países, objetivos para los que los servicios acreditados por ENAC aportan un gran valor añadido.

Impulso de la I+D+i

Uno de los objetivos de las políticas públicas ha sido fomentar la inversión en I+D+i, siendo las deducciones fiscales una herramienta destacada para tal fin. La Ley de Impuesto de Sociedades permite aplicar una deducción fiscal para actividades de investigación y desarrollo y, para ello, incluye la posibilidad de aportar a la Administración Tributaria informes motivados relativos al cumplimiento de las actividades de I+D+i a efectos de obtener desgravaciones fiscales. Para ofrecer mayores garantías, estos informes deben ir acompañados necesariamente de un informe de calificación técnica emitido por una entidad de certificación acreditada por ENAC. Así, la acreditación aporta seguridad a todas las partes interesadas, garantizando la aceptación de estos informes hasta en casi el 100% de los casos.

Impulso y seguridad de las TICS

Respecto la capacidad tecnológica de los sectores industriales, las entidades acreditadas por ENAC aportan confianza a las administraciones, las empresas y los consumidores en la seguridad, la funcionalidad y operatividad de equipos y sistemas de comunicación y tecnologías de la información y la comunicación (TICS); la seguridad, confidencialidad, integridad y disponibilidad de información; y la protección de los usuarios.

La certificación de los sistemas de gestión de la seguridad de la información; los ensayos de calidad de software; la verificación de proyectos de infraestructuras comunes de telecomunicaciones para el acceso a los servicios de telecomunicación en el interior de las edificaciones; o los ensayos de funcionalidad e interoperatividad de equipos, dispositivos y sistemas de comunicación de las diferentes tecnologías móviles e inalámbricas son algunos ejemplos de los servicios prestados por las entidades acreditadas por ENAC y que contribuyen a un uso de las TICS más seguro.

La creación de ciudades y comunidades sostenibles es otro de los grandes objetivos de la Agenda 2030, permitiendo el ahorro de energía y recursos naturales, la reducción de emisiones de CO2 y otros contaminantes y mejorar así la salud y el bienestar de las personas. Los servicios acreditados aportan garantías en esta transformación a través de actividades como la evaluación de la eficiencia energética de instalaciones térmicas de edificios o de elementos de cerramiento, los ensayos de aislamiento y mediciones acústicas en edificios y locales, necesarios para reducir y controlar la contaminación acústica, la certificación de perfiles profesionales como evaluadores de proyectos de edificación sostenible, la verificación y control urbanístico, la evaluación de la calidad del aire, la certificación de los sistemas de gestión medioambientales o la verificación de la emisión de gases de efecto invernadero, entre otros.

Uno de los objetivos específicos de este ODS es promover prácticas de adquisición pública que sean sostenibles, de conformidad con las políticas y prioridades nacionales. En este sentido, la Estrategia española de economía circular 2030 identifica la contratación pública verde como una “herramienta imprescindible” que es preciso impulsar, siendo la acreditación un requisito necesario contemplado en el plan de Contratación Pública Ecológica para determinadas actividades de evaluación y control.

El ODS sobre producción y consumo responsable cuenta con objetivos específicos destinados a reducir considerablemente la generación de desechos mediante actividades de prevención, reducción, reciclado y reutilización. En este marco, las entidades acreditadas están contribuyendo a aportar fiabilidad en la información sobre las características de los materiales a recuperar y recuperados; a garantizar una mayor calidad de la recuperación de residuos en términos de reducción de las cantidades de materiales depositadas en los vertederos; a aportar seguridad y eficiencia de las instalaciones de tratamiento de residuos y garantías en el control de calidad en los procesos de recogida y reciclaje; y a favorecer la gestión sostenible del ciclo hidrológico, entre otros.

La inspección de la caracterización de residuos de las plantas de almacenamiento de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE),o de procesos de reciclaje de polímeros multicapa en industrias de laminado de plástico y de envasado de alimentos; la inspección de vertederos y la certificación del sistema de gestión de los productores de materiales que han dejado de ser considerados “residuos“, son algunos ejemplos de servicios acreditados por ENAC en este ámbito.

El Régimen de Comercio de Derechos de Emisión de la Unión Europea (EU ETS), se ha establecido como una herramienta básica en la estrategia de la Unión Europea frente al cambio climático. Para su correcto funcionamiento es imprescindible que la información  de la cantidad de gases de efecto invernadero que ha sido emitida o se va a emitir, esté ajustada a la realidad y para ello debe ser verificada por una organización externa que aporte una confianza añadida a su veracidad. En este sentido, la Comisión ha optado desde el primer momento por la acreditación encomendando esa tarea a verificadores de gases de efecto invernadero acreditados.

De igual forma, el Plan de Compensación y Reducción de Carbono para la Aviación Internacional (CORSIA) establecido por la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) también exige la verificación acreditada de las emisiones reportadas anualmente y de las medidas de compensación adoptadas por los operadores aéreos.

La corrupción se ha convertido en una de principales preocupaciones de estados y organismos internacionales para el saneamiento de los mercados y las instituciones, motivo por el cual uno de los principales objetivos de los ODS es reducir considerablemente tanto la corrupción como el soborno en todas sus formas. De hecho, los sistemas de compliance se han promovido internacionalmente como mecanismo para generar una cultura empresarial opuesta a las malas prácticas y sensible a la prevención del delito y detección penal. Sin embargo, para que un modelo de cumplimiento o compliance aporte el nivel de confianza requerido es imprescindible que las entidades de evaluación que lo avalen sean técnicamente competentes, independientes, fiables y, además, sean percibidas como tales por todos aquellos que han de confiar en la veracidad y valor de sus certificados, una garantía que solo pueden ofrecer los servicios acreditados por una tercera parte independiente.

La certificación acreditada de sistemas de gestión de compliance penal conforme a la norma UNE 19601 y de sistemas de gestión anti-soborno conforme a la norma UNE-ISO 37001 y la acreditación de entidades examinadoras en prevención del blanqueo de capitales y financiación del terrorismo, son ejemplos de servicios acreditados que aportan garantías en la prevención del delito.

El ODS 17 busca promover, entre otras metas, un sistema de comercio multilateral universal, basado en normas, abierto, no discriminatorio y equitativo en el marco de la Organización Mundial del Comercio, aumentando significativamente las exportaciones de los países en desarrollo en un contexto en el que las normas de origen aplicables a las importaciones de los países menos adelantados sean transparentes y sencillas y contribuyan a facilitar el acceso a los mercados.

Precisamente abrirse paso en los mercados exteriores representa en muchos momentos un reto, ya que a la propia competencia de las empresas locales y a las imposiciones económicas aduaneras se le unen barreras de tipo técnico que exigen que los productos demuestren el cumplimiento con reglamentaciones y normativas nacionales. En ocasiones, los mercados y las autoridades importadoras desconfían de los certificados o informes de cumplimiento emitidos en el país de origen, obligando a la empresa exportadora a repetir ensayos o certificaciones. Este tipo de barreras son conocidas como obstáculos técnicos al comercio.

Para superar y minimizar estas barreras, la práctica totalidad de los países desarrollados han establecido organismos nacionales de acreditación, al ser la acreditación uno de los mecanismos reconocidos por la Organización Mundial del Comercio y la Unión Europea para minimizar los obstáculos técnicos al comercio.

Estos organismos de acreditación se integran en una infraestructura internacional que opera a través de dos organizaciones, International Laboratory Accreditation Cooperation (ILAC) e International Accreditation Forum (IAF). En el seno de estas organizaciones internacionales, se han establecido acuerdos multilaterales de reconocimiento mutuo de certificados e informes, fortaleciendo, así, el comercio global y la confianza en los productos y servicios a través de las fronteras al conseguir que las declaraciones de cumplimiento de los requisitos técnicos exigidos a las exportaciones e importaciones sean aceptados en todo el mundo.

ENAC es firmante de todos los acuerdos internacionales de reconocimiento, por lo que sus acreditaciones son aceptadas en más de 100 países, entre los que se encuentran la totalidad de la UE y EFTA, así como Estados Unidos, Canadá, Japón, China, Australia, Brasil o India, entre otros, lo que permite a la empresa española contar con un respaldo reconocido en los mercados internacionales que facilita la aceptación de los productos y servicios a través de las fronteras.

DÍA MUNDIAL DE LA ACREDITACIÓN

La acreditación, una herramienta al servicio de la consecución de los ODS

 

El Día Mundial de la Acreditación se celebrará el próximo 9 de junio con un tema central: la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.

En este marco, y con motivo de la celebración del Día Mundial de la Acreditación, que tiene como objetivo concienciar al mercado, la administración pública y la sociedad sobre la importancia de la acreditación y el valor de los servicios acreditados, las dos organizaciones mundiales de acreditadores a nivel internacional, ILAC (International Laboratory Accreditation Cooperation) e IAF (International Accreditation Forum) quieren poner de manifiesto el apoyo de la acreditación y las entidades acreditadas a la consecución de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). 

Para destacar el valor que aportan los servicios acreditados para materializar los ODS de Naciones Unidas, ILAC e IAF han desarrollado un documento informativo y tres videos que podrá consultar a continuación.

CONSULTA EL DOCUMENTO DE ILAC E IAF

Vídeos

WAD 2021 - Incrementando la prosperidad - Acreditación: Apoyando la consecución de los ODS

Día Mundial de la Acreditación 2021 
https://youtu.be/660Rg1pIbio

WAD 2021 - Plotegiendo el planeta - Acreditación: Apoyando la consecución de los ODS

Día Mundial de la Acreditación 2021
https://youtu.be/5ohRfwmryDs

WAD 2021 - Satisfaciendo las necesidades de las personas - Acreditación: Apoyando la consecución de los ODS

Día Mundial de la Acreditación 2021
https://youtu.be/s3S7l86Rd-s