El objetivo de la actividad de validación y la verificación (V&V) es confirmar la fiabilidad de determinada información que puede estar contenida en declaraciones, informes, reportes, memorias, etc. realizadas, generalmente, por una empresa, pero también por un grupo de personas u otras organizaciones.

La validación o la verificación de esa información se lleva a cabo a través de la obtención y recopilación de pruebas o evidencias objetivas que le den respaldo. Dicha confirmación, dependiendo de la característica temporal de la información, diferencia los términos “validación” y “verificación”.

La validación se aplica a la información (declaraciones, informes, etc.) que hace referencia a hechos o eventos con un uso previsto futuro o un resultado proyectado (verosimilitud). La verificación es aplicable a la información (declaraciones, informes, etc.) que aluden a hechos que ya han ocurrido o a resultados que ya se han obtenido (veracidad).

El valor añadido de estas actividades es aportar confianza al receptor de la información, como administraciones, consumidores, propietarios de esquemas, fabricantes u otras partes interesadas sobre estas declaraciones o informaciones.

Para lograr de manera definitiva dicha confianza, es preciso que los servicios de V&V demuestren que son competentes para la actividad que realizan y que actúan con la necesaria integridad y siguiendo metodologías internacionalmente aceptadas. El único mecanismo reconocido para demostrarlo es la acreditación conforme a la norma UNE EN ISO/IEC 17029. La actividad de validación y verificación está, además, especialmente desarrollada en el campo de la información medioambiental, en el cual la norma UNE-EN ISO/IEC 17029 se emplea en conjunto con la norma UNE-EN ISO 14065 cuando se trata de información de naturaleza ambiental.

Garantía en todos los sectores

Los servicios acreditados de validación y verificación pueden tener múltiples aplicaciones. Si bien, su primer uso tuvo lugar en el ámbito del control de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) establecidas en programas internacionales como EU ETS o CORSIA, hoy se le añaden diversas aplicaciones como verificaciones de certificados de ahorro energético, de informes de sostenibilidad corporativa (Directiva europea “CSRD”) o de la información no financiera, la validación del principio de no causar un perjuicio significativo al medio ambiente (DNSH), validación y verificación de proyectos de ingeniería software, inteligencia artificial o tecnología de la información, etc.

Beneficios de la acreditación

+ Seguridad en productos y servicios
+ Seguridad jurídica
+ Prestigio
+ Ahorro y eficiencia
+ Mercados
+ Acceso a compras públicas

¿Tienes más dudas sobre ENAC o la acreditación?

Para ampliar información, consulta nuestra área de preguntas frecuentes.