Verificadores medioambientales

El Esquema Europeo de Gestión y Auditoría Medioambiental (EMAS) constituye una herramienta de gestión para que las empresas consigan una mejora continua de su comportamiento ambiental y además informen sobre ello a las distintas partes interesadas (trabajadores, Administración, propietarios, vecinos, etc.) aumentando así la transparencia.

Para ello, se apoya en la existencia de un sistema de gestión medioambiental diseñado para un uso concreto: rendir información sobre el comportamiento medioambiental.

Tanto el sistema de gestión medioambiental implantado como la declaración medioambiental -la herramienta para comunicar los objetivos ambientales y los resultados- deben ser evaluados por un verificador medioambiental acreditado.

Para actuar, el verificador debe haber sido previamente acreditado por alguno de los sistemas de acreditación puestos en marcha en cada uno de los estados miembros de la Unión Europea.

Actualmente los verificadores medioambientales acreditados desempeñan su labor en la práctica totalidad de actividades económicas: energía, transportes, química, farmacia, servicios, edificación e infraestructuras, telecomunicaciones, etc.

Los verificadores medioambientales deben demostrar el cumplimiento de los requisitos establecidos en el Reglamento (CE) Nº 1221/2009 para ser acreditados. Por otro lado, toda la documentación de ENAC relativa a los criterios y procedimientos de acreditación de los verificadores medioambientales puede encontrarla en el apartado DOCUMENTOS.

Más información:

Filtrar por

¿Tienes más dudas?

Puedes consultar todas nuestras consultas frecuentes en este enlace.