La acreditación de ENAC, garantía para un desarrollo económico sostenible y respetuoso con el medioambiente 

DÍA MUNDIAL DE LA ACREDITACIÓN 2022

El vertiginoso crecimiento de las economías mundiales se produce a expensas de que nuestro planeta se convierta en un lugar insostenible. El reto de conseguir el máximo aprovechamiento de los recursos naturales con el mínimo impacto sobre el medioambiente pasa por que los gobiernos y los agentes del mercado mundial reformulen su idea de progreso hacia un desarrollo económico sostenible y respetuoso con el medioambiente.

En el Día Mundial de la Acreditación 2022, las organizaciones internacionales de acreditación, ILAC (International Laboratory Accreditation Cooperation) e IAF (International Accreditation Forum) destacan las garantías que aportan la acreditación y los servicios acreditados a la consecución de este objetivo.

A nivel nacional, España cuenta ya con más de 1800 entidades acreditadas encargadas de realizar actividades de evaluación y control de productos y servicios de todos los sectores, contribuyendo a impulsar un futuro económico con las máximas garantías de seguridad, calidad y respeto al medioambiente.

Ejemplos de servicicios acreditados para...

Un desarrollo económico sostenible

En nuestro país, más de 400 entidades acreditadas por ENAC han demostrado contar con la capacidad técnica necesaria para la realización de actividades de evaluación y control medioambiental, eficiencia energética, de gestión de residuos... siendo claves para la consecución de los objetivos de la Agenda 2030.

Laboratorios públicos y privados acreditados aportan la máxima confianza sobre el control analítico y la calidad del agua, tanto de las aguas de consumo como del control y vigilancia del Ciclo Integral del Agua, utilizando desde las técnicas más tradicionales como los análisis físico-químicos y microbiológicos, hasta las más novedosas, como los ensayos para determinar el estado ecológico de las aguas, radioactividad o ecotoxicidad.

El acceso universal y equitativo al agua de consumo humano es una de las metas fundamentales de este ODS. En este sentido, los laboratorios acreditados juegan un papel fundamental al realizar ensayos para evaluar la potabilidad del agua de consumo humano necesarios para proteger la salud de las personas.

Por otro lado, este ODS pretende mejorar la calidad del agua, reduciendo la contaminación, eliminando los vertidos y minimizando la emisión de productos químicos a las aguas. En relación a esta meta, la acreditación garantiza que el control tanto de los vertidos de aguas residuales como de las aguas regeneradas orientadas a su reutilización son realizados por empresas con la capacidad técnica necesaria. En concreto, en nuestro país contamos con entidades de inspección acreditadas para el control de vertidos y de la calidad del medio receptor, que garantizan el control de las aguas residuales y su posible reutilización posterior.

Garantizar el acceso universal a servicios energéticos fiables y modernos y aumentar considerablemente la proporción de energía renovable en el conjunto de fuentes energéticas forma parte esencial de la Agenda 2030 y es una meta fundamental de este ODS.

Así, en relación a la generación energética en el ámbito de las energías renovables, tanto las entidades de certificación de producto como los laboratorios acreditados contribuyen, cada vez más, a aportar confianza sobre el cumplimiento de requisitos de calidad definidos para aerogeneradores, módulos y sistemas fotovoltaicos y todos los elementos de electrónica de potencia necesarios para asegurar una adecuada conexión de estas fuentes de energía renovable en las redes de distribución.

Además, en el ámbito del consumo eficiente, los laboratorios ofrecen garantías sobre los ensayos de eficiencia de luminarias, lámparas y módulos LED y equipos de climatización, entre otros.

Por otra parte, la certificación acreditada de sistemas de gestión de la energía garantiza que las organizaciones disponen de un sistema de gestión que les permite desarrollar su política energética, estableciendo objetivos, metas y planes de acción que mejoren su desempeño energético. También están contribuyendo a un mayor control de la eficiencia energética las entidades que evalúan la eficiencia energética de instalaciones (alumbrado exterior, instalaciones térmicas de edificios).

La creación de ciudades y comunidades sostenibles es otro de los grandes objetivos de la Agenda 2030, permitiendo el ahorro de energía y recursos naturales, la reducción de emisiones de CO2 y otros contaminantes y mejorar así la salud y el bienestar de las personas. Los servicios acreditados aportan garantías en esta transformación a través de actividades como la evaluación de la eficiencia energética de instalaciones térmicas de edificios o de elementos de cerramiento, los ensayos de aislamiento y mediciones acústicas en edificios y locales, necesarios para reducir y controlar la contaminación acústica, la certificación de perfiles profesionales como evaluadores de proyectos de edificación sostenible, la verificación y control urbanístico, la evaluación de la calidad del aire, la certificación de los sistemas de gestión medioambientales o la verificación de la emisión de gases de efecto invernadero, entre otros.

Uno de los objetivos específicos de este ODS es promover prácticas de adquisición pública que sean sostenibles, de conformidad con las políticas y prioridades nacionales. En este sentido, la Estrategia española de economía circular 2030 identifica la contratación pública verde como una “herramienta imprescindible” que es preciso impulsar, siendo la acreditación un requisito necesario contemplado en el plan de Contratación Pública Ecológica para determinadas actividades de evaluación y control.

El ODS sobre producción y consumo responsable cuenta con objetivos específicos destinados a reducir considerablemente la generación de desechos mediante actividades de prevención, reducción, reciclado y reutilización. En este marco, las entidades acreditadas están contribuyendo a aportar fiabilidad en la información sobre las características de los materiales a recuperar y recuperados; a garantizar una mayor calidad de la recuperación de residuos en términos de reducción de las cantidades de materiales depositadas en los vertederos; a aportar seguridad y eficiencia de las instalaciones de tratamiento de residuos y garantías en el control de calidad en los procesos de recogida y reciclaje; y a favorecer la gestión sostenible del ciclo hidrológico, entre otros.

La inspección de la caracterización de residuos de las plantas de almacenamiento de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE),o de procesos de reciclaje de polímeros multicapa en industrias de laminado de plástico y de envasado de alimentos; la inspección de vertederos y la certificación del sistema de gestión de los productores de materiales que han dejado de ser considerados “residuos“, son algunos ejemplos de servicios acreditados por ENAC en este ámbito.

El Régimen de Comercio de Derechos de Emisión de la Unión Europea (EU ETS), se ha establecido como una herramienta básica en la estrategia de la Unión Europea frente al cambio climático. Para su correcto funcionamiento es imprescindible que la información  de la cantidad de gases de efecto invernadero que ha sido emitida o se va a emitir, esté ajustada a la realidad y para ello debe ser verificada por una organización externa que aporte una confianza añadida a su veracidad. En este sentido, la Comisión ha optado desde el primer momento por la acreditación encomendando esa tarea a verificadores de gases de efecto invernadero acreditados.

De igual forma, el Plan de Compensación y Reducción de Carbono para la Aviación Internacional (CORSIA) establecido por la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) también exige la verificación acreditada de las emisiones reportadas anualmente y de las medidas de compensación adoptadas por los operadores aéreos.


Asegurar una adecuada protección del medioambiente es clave para la preservación de la biodiversidad y requiere la realización de controles de la calidad del agua y el aire, del impacto de los vertidos y de las emisiones de gases de efecto invernadero o la evaluación de la gestión medioambiental dentro de las empresas, entre otros. En nuestro país, más de 400 entidades acreditadas por ENAC han demostrado contar con la capacidad técnica necesaria para la realización de más de 500 actividades de evaluación y control medioambiental, aportando una mayor eficiencia a la protección del medioambiente y la preservación de la biodiversidad.

Entre las actividades acreditadas, los laboratorios de ensayo y las entidades de inspección realizan una importante labor para el control y evaluación de diferentes ámbitos que tienen impacto sobre el medioambiente, tales como ensayos y actividades de control de vertidos, de aguas continentales, subterráneas y marinas, la cuantificación de contaminantes en suelos, sedimentos, lodos y residuos, el control de los niveles de radiactividad ambiental, o la evaluación y seguimiento de la calidad del aire, a través de la medida de contaminantes, tales como óxidos de nitrógeno, partículas en suspensión, óxidos de azufre o dióxido de carbono, presentes en el aire o que son emitidos a la atmósfera.

Los servicios acreditados también aportan garantías en el control y vigilancia del impacto resultante de las actividades de las empresas. Ejemplos de estos servicios serían la certificación de sistemas de gestión medioambiental conforme a la norma ISO 14001. 

 

Avanzar hacia una economía circular

En el marco de la economía circular, más de 200 entidades acreditadas por ENAC han demostrado ofrecer un servicio con la calidad necesaria para que las empresas e instituciones inicien su transformación hacia este modelo con garantías en cada paso:

Producción: rediseñar y refabricar. Ensayos de los requisitos de ecodiseño; ensayos y certificación de elementos e instalaciones de energía renovable, la verificación de la sostenibilidad de biocarburantes y biolíquidos...

Consumo: reducir y reparar. Certificados e informes sobre sostenibilidad, impacto medioambiental, eficiencia energética...

Gestión de residuos: reciclar y reutilizar. Vigilancia, inspección y control de los vertederos, caracterización de residuos, certificación de la cantidad de plástico reciclado, análisis sobre aguas residuales...