La inspección acreditada, una herramienta al servicio del nuevo decreto de protección y control ambiental industrial del Principado de Asturias

El Consejo de Gobierno del Principado de Asturias ha aprobado recientemente este decreto de con el fin de reforzar y regular el control ambiental de determinadas actividades económicas y crea el Registro de Organismos de control ambiental en el Principado. 

El decreto, de este modo, crea y regula la figura de los organismos de control ambiental en los campos de atmósfera, aguas, residuos, suelos contaminados y ruido, y, para poder acceder al registro del Principado, exige que los organismos de control sean entidades acreditadas por ENAC bien como entidades de inspección de acuerdo con la norma UNE-EN ISO/IEC 17020 o bien como laboratorios de ensayo de acuerdo a la norma UNE-EN ISO/IEC 17025. 

Hasta ahora la acreditación se exigía solo a través de autorizaciones ambientales u otros documentos, ahora se ha dado un paso más con el fin de aportar más garantías al control ambiental regulando el requisito de la acreditación. 

La protección y el control ambiental es una cuestión de gran importancia tanto para administraciones regionales como nacionales, por ello, diferentes órganos administrativos están incluyendo en sus disposiciones el requisito de la acreditación para alcanzar los objetivos de sus políticas públicas.

De hecho, tanto en España como en Europa, la acreditación es ampliamente usada por el legislador; prueba de ello es que más de 170 disposiciones nacionales y autonómicas, así como más de 100 a nivel europeo, incorporan la acreditación como herramienta para garantizar la fiabilidad de los productos y servicios, desarrollar mercados seguros y reforzar la protección de los consumidores.