ENAC presenta el plan de actividades y los presupuestos de 2021 en su Asamblea General

El pasado miércoles 16 de diciembre, José Manuel Prieto presidió, un año más, la reunión de la Asamblea General Ordinaria de ENAC. En el encuentro, que se celebró en streaming, su directora general, Beatriz Rivera, hizo balance de la actividad de la entidad en 2020 y presentó tanto el nuevo plan de actividades como los presupuestos previstos para el próximo 2021, que comenzará con una cifra cercana a las 1800 entidades acreditadas en toda España.

Como no podía ser de otro modo, el presidente de ENAC quiso hacer alusión a la situación de excepcionalidad vivida desde el pasado mes de marzo con motivo de la pandemia de COVID-19:

“La emergencia sanitaria ha hecho que los recursos de ENAC en este 2020 se orientaran en gran medida a gestionar este desafío”.

En este sentido, José Manuel Prieto ha resaltado la sobresaliente gestión llevada a cabo por la Dirección General de ENAC al lograr un despliegue de las herramientas de gestión y auditoría en remoto en un tiempo extraordinariamente corto:

“Gracias a ello, el servicio de acreditación se ha mantenido sin interrupción y con toda la plantilla trabajando desde sus domicilios desde el mes de marzo hasta la actualidad. Para este éxito, ha sido fundamental el compromiso y el esfuerzo de todo el equipo, que ha sido capaz de adecuar los procedimientos técnicos a las nuevas circunstancias de una manera ejemplar. Es por ello que quiero transmitir, en nombre propio y de la Junta Directiva, mis felicitaciones más calurosas a toda la familia de ENAC”.

El presidente de ENAC subrayó, asimismo, el esencial papel que juegan los servicios acreditados en este difícil escenario:

“Hoy en día es, si cabe, aún más necesario que ENAC y las entidades acreditadas trabajemos juntas con un gran objetivo: seguir aportando confianza y certidumbre a la sociedad, al mercado y a las Administraciones. En estos últimos meses, los evaluadores acreditados por ENAC, desde laboratorios clínicos hasta certificadoras o entidades de inspección, entre otros, han desempeñado una extraordinaria labor, siendo, en muchos casos, vitales para la sociedad. Desde aquí, nuestro más sincero agradecimiento a todos ellos”.

 

Nuevos retos para el próximo año

Por su parte, Beatriz Rivera avanzó que el principal objetivo de ENAC en 2021 será continuar apostando por la innovación:

“La digitalización ha sido, indudablemente, un factor clave en el éxito de la gestión de la actividad en este 2020. Aprender de esta experiencia tan valiosa para mejorar el desempeño en el futuro, aumentando la eficacia de las evaluaciones, es el nuevo reto al que nos enfrentamos”.

En este sentido, y como muestra del compromiso de la entidad con la política de contención de tarifas, la directora de ENAC también hizo hincapié en el esfuerzo de la entidad por realizar el máximo ajuste posible, especialmente en un año tan complicado para la economía española como ha sido 2020, y anunció una reducción de las tarifas de acreditación con respecto al año anterior en línea con el objetivo estratégico de facilitar el acceso a la acreditación a todas las entidades y, en particular, a la microempresa española, evitando que el coste de la acreditación se convirtiera en una barrera a su competitividad.

Por otra parte, durante 2021 se finalizarán proyectos en curso, como la paulatina incorporación de todos los esquemas de acreditación a la plataforma de e-solicitudes, y se abordarán nuevos proyectos que mejoren la comunicación e intercambio de información con las entidades acreditadas, los auditores, los prescriptores y los usuarios de la acreditación, así como proyectos de comunicación que tienen como objetivo incrementar el reconocimiento de las entidades acreditadas en el mercado.

 

ENAC, comprometida con la sostenibilidad

Un año más, Beatriz Rivera quiso resaltar el compromiso de la entidad con el desarrollo sostenible, teniendo en cuenta el valor añadido que aporta la acreditación de ENAC como herramienta para garantizar la transformación de la economía española orientada a una adecuada gestión de temas clave como los residuos o la reducción de la huella de carbono, entre otros, todos ellos alineados con los Objetivos de Desarrollo Sostenibles (ODS). Las entidades acreditadas juegan un papel esencial para la implementación de estos objetivos, al ser el mecanismo más fiable para evaluar y mantener informados a todos los agentes del mercado (autoridades, empresas, ONG, Asociaciones, etc.) del grado de consecución de los ODS y, en una economía circular, para demostrar a la sociedad, en toda la cadena de suministro, el grado de alineamiento de las organizaciones, productos y servicios con la Economía Circular.