Primera acreditación en el sector sociosanitario

ENAC acredita a la  Fundación Cuidados Dignos para inspecciones sobre el cumplimiento de los requisitos contemplados en la Norma Libera-Care en centros sociales, sanitarios y sociosanitarios.

La Norma Libera-Care, que traslada de forma objetiva un “modelo de cuidado, de atención e intervención centrado en la persona y sin sujeciones”, establece los requisitos que deben cumplir los centros para garantizar una rigurosa gestión de las sujeciones restrictivas y su eliminación sin abandonar la seguridad de la persona cuidada. La norma abarca todos los ámbitos asistenciales y de intervención y está basada en la  medición de indicadores teniendo como indicador más destacado el porcentaje de uso de sujeción en las organizaciones.

Desde la Fundación Cuidados Dignos consideran que el excesivo uso de las sujeciones en España puede conllevar una pérdida de autonomía de la persona produciéndose una baja calidad de vida y a la larga un deterioro físico y psicológico que llevaría a generar riesgos adicionales.

Ana Mª Urrutia Beascoa, Presidenta de la Fundación, considera que “para el sector sociosanitario la evaluación Libera-Care supone un gran avance porque permite disponer de una norma de trabajo y de método de evaluación riguroso y de alto valor añadido, mediante el cual se puede valorar, medir y dar a conocer la calidad del "producto final" de las organizaciones tanto sociales como sanitarias que se dedican a cuidar. Además, desde la Fundación Cuidados Dignos entendemos que la obtención de la acreditación de ENAC supone el reconocimiento a la calidad y al rigor con que la Fundación desarrolla los procesos de evaluación de Calidad de Vida y valoración de la Atención Centrada en la Persona, así como del Uso y el Desuso de Sujeciones tanto en los centros sanitarios como sociales”.

La Fundación Cuidados Dignos nace con el objetivo conjunto de profesionales de la Geriatría y la Gerontología de promover la ética y la dignidad en los cuidados que diariamente reciben las personas, así como la individualización y personalización de dichos cuidados ante la inquietud del excesivo uso de las sujeciones en España y el deseo de impulsar un nuevo paradigma de cuidados “individualizados, motivadores y sin sujeciones” ya que desde la Fundación consideran que estas prácticas conllevan una pérdida de autonomía de la persona produciéndose una baja calidad de vida y a la larga un deterioro físico y psicológico que lleva a generar riesgos adicionales.