La Inspección acreditada, un apoyo para la Administración Autonómica en el control de suelos contaminados

La mala gestión de los residuos o las prácticas inadecuadas en instalaciones industriales puede tener efectos irreversibles para el suelo y el desarrollo sostenible. La acreditación de ENAC garantiza  la vigilancia y control para una correcta gestión del suelo. Varias Comunidades Autónomas exigen ya la acreditación de las entidades que realizan estos controles.

El suelo es un recurso que debemos proteger para garantizar un desarrollo sostenible. El suelo y las aguas subterráneas asociadas actúan como un sumidero de los contaminantes que se generan como resultado de la mala gestión de los residuos, de las prácticas inadecuadas en instalaciones industriales, y de accidentes en el almacenamiento o transporte de sustancias.

La aprobación del Real Decreto 9/2005 supuso un cambio en el marco regulatorio, prestando especial atención a un aspecto ambiental que hasta ese momento no había tenido una especial relevancia: el suelo. El objetivo de este Real Decreto es “establecer una relación de actividades susceptibles de causar contaminación en el suelo, así como adoptar criterios y estándares para la declaración de suelos contaminados”.

Posteriormente, con la publicación de  la Ley 22/2011, se regula el régimen jurídico de los suelos contaminados, contemplando cuestiones como la determinación de los sujetos responsables de la contaminación de los suelos, las obligaciones de información a las que quedan sujetos tanto los titulares de las actividades potencialmente contaminantes del suelo como los titulares de los suelos contaminados, la creación del inventario estatal de suelos contaminados y la recuperación voluntaria de suelos sin su previa declaración como contaminado. Ambos documentos  constituyen el marco nacional de actuación.

 

ENAC, un apoyo para el control autonómico

Las Comunidades Autónomas juegan un papel esencial en el desarrollo e implantación de la citada normativa, siendo  responsables de su puesta en marcha y aplicación. Muchas de ellas  han establecido  la necesidad de que la entidades de inspección responsables de llevar a cabo las investigaciones de la calidad del suelo estén acreditadas por ENAC de acuerdo con la norma UNE-EN ISO/IEC 17020:2012. Esta exigencia se articula  a través de desarrollos legislativos específicos, como los decretos del País Vasco, Galicia, Andalucía y Extremadura, los requisitos legales para operar como entidades colaboradoras de la Administración Pública en materia de calidad ambiental o las obligaciones establecidas en autorizaciones ambientales, entre otros.

Actualmente, 50 empresas disponen de acreditación como entidades de inspección en el ámbito de los suelos contaminados y aguas subterráneas asociadas. Todas ellas han demostrado su competencia técnica para llevar a cabo el diseño y ejecución de evaluaciones de la calidad del suelo para la realización de:

  • Informes de situación (base o de partida, complementarios, periódicos, por cambio de actividad, de uso del suelo o clausura, etc.).
  • Informes de seguimiento y control de la descontaminación.
  • Informes de verificación/certificación de la descontaminación.

Como principal novedad en este ámbito y con el objetivo de ofrecer un servicio que incluya todas las actividades necesarias para una investigación completa de la calidad de los suelos, ENAC ha puesto en marcha el proceso de acreditación de los Análisis Cuantitativos de Riesgos (ACR) para entidades de inspección en el campo medioambiental.