El Registro balear de huella de carbono exige la verificación de emisiones acreditada

El Gobierno Balear ha publicado el Decreto 48/2021, mediante el cual se aprueba la creación del Registro balear de huella de carbono, una herramienta destinada principalmente a garantizar el cumplimiento de sus objetivos políticos en materia de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero.

En concreto, el decreto establece las reglas para la inscripción obligatoria en el mismo de empresas grandes y medianas establecidas en las Islas Baleares además de organismos de la administración pública autonómica, así como del sector público instrumental. Además, regula cómo deben ser los planes de reducción que se presenten y los proyectos de absorción o compensación que se admiten en este registro.

Para aportar las máximas garantías a la consecución de estos objetivos, se ha establecido la necesidad de que la verificación del cálculo de la huella de carbono sea llevada a cabo por un verificador acreditado por ENAC o por otro organismo nacional de acreditación de un Estado miembro de la UE de acuerdo a normas internacionales.

La aprobación de este decreto se enmarca dentro del nuevo modelo autonómico sostenible y bajo en carbono y su Ley de cambio climático y transición energética dirigida a facilitar el cumplimiento de los objetivos internacionales de lucha contra el cambio climático tras la adhesión a los objetivos y las líneas de actuación del Acuerdo de París de la Convención de Naciones Unidas.

 

La verificación acreditada, una herramienta al servicio de la mitigación del cambio climático

La verificación acreditada de huella de carbono ofrece la información necesaria a la administración pública, a las empresas y a la sociedad en general sobre el impacto ambiental de la actividad, producto o servicio en unidades de emisiones de GEI. Esta información es utilizada por estos agentes a la hora de tomar decisiones de compra, subcontratación, autorización u otorgamiento de fondos públicos o de registrar una cifra de emisiones o un proyecto en un registro público. De ahí la importancia de que estas cifras sean exactas, fiables y reproducibles, características que solo el respaldo de una verificación acreditada puede ofrecer.

Con este reconocimiento, el Gobierno Balear hace una apuesta decidida para asegurar que la verificación de los informes de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) o la validación de los proyectos de absorción sean llevadas a cabo, únicamente, por entidades que hayan demostrado contar con los conocimientos y técnicas necesarias para operar con los niveles de exigencia exigidos por las normas internacionales y bajo la supervisión de ENAC.