SGS Tecnos, primera entidad acreditada para verificar el informe de emisiones de los vuelos internacionales conforme al esquema CORSIA de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI)

SGS Tecnos ha obtenido la acreditación de ENAC como verificador de gases de efecto invernadero, un requisito que le permite convertirse en la primera entidad que podrá operar en el Esquema de Compensación y Reducción de Carbono para la Aviación Internacional (CORSIA) de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), que busca mitigar el impacto sobre el clima de los operadores aéreos.

Esta acreditación, permite, de acuerdo con las reglas del esquema, que SGS Tecnos pueda operar en otros mercados.

 

CORSIA, un esquema de la aviación internacional para hacer frente al cambio climático

El esquema de la industria internacional de la aviación CORSIA tiene como principal objetivo, dentro del ámbito de la lucha contra el cambio climático, limitar y reducir el impacto de las emisiones de CO2 de la aviación internacional a través de mecanismos de compensación. En concreto, persigue que el crecimiento de esta industria no conlleve un aumento añadido de las emisiones de CO2, tomando como referencia las emisiones producidas en 2020.

Para ello, además de otras medidas como el desarrollo y uso de combustibles sostenibles y medidas de carácter operativo y de desarrollos tecnológicos, el esquema incluye la creación de un mercado internacional de créditos de carbono con el objeto de facilitar la compensación de las emisiones generadas por los vuelos internacionales.

Actualmente, el esquema se encuentra al inicio de las fases denominadas piloto y primera, y en este punto se han adherido, con carácter voluntario, más de 80 países, entre ellos, España. Durante estas fases, estos estados se comprometen a que las emisiones de CO2 de los operadores aéreos que efectúen vuelos internacionales sean reportadas a su autoridad competente estatal. Por su parte, la Organización de Aviación Civil Internacional será la encargada de consolidar los datos y facilitar el porcentaje de emisiones que cada operador debe compensar.

Para aportar las máximas garantías a este esquema, el informe anual de emisiones del operador debe ser verificado por una entidad acreditada por el organismo nacional de acreditación de cada país participante, en el caso de España, ENAC.

Se trata de la primera actividad de evaluación y control en la que se exige la acreditación dentro del esquema, sin embargo, se prevé que más adelante se amplíe este requisito a otras actividades como el uso de combustibles sostenibles y propio mecanismo de cancelación de las unidades de emisión.