El Real Decreto para mejorar la accesibilidad de webs y apps del sector público reconoce la certificación acreditada

El recién publicado Real Decreto 1112/2018, que tiene por objeto garantizar los requisitos de accesibilidad de los sitios web y aplicaciones para dispositivos móviles de los organismos del sector público y otros organismos vinculados al mismo, exige la realización de revisiones del cumplimiento de los requisitos de accesibilidad, tanto en la fase de diseño, construcción, mantenimiento y actualizaciones, y contempla que estas revisiones sean realizadas por una entidad de certificación acreditada por ENAC:

“Las entidades obligadas podrán certificar el cumplimiento de los requisitos de este real decreto en sus sitios web y aplicaciones para dispositivos móviles por una entidad de certificación cuya competencia técnica haya sido reconocida formalmente por la Entidad Nacional de Acreditación (ENAC) o por otro organismo nacional de acuerdo al Reglamento (CE) n.º 765/2008 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 9 de julio de 2008, por el que se establecen los requisitos de acreditación y vigilancia del mercado relativos a la comercialización de los productos”.

Garantizar la igualdad y la no discriminación en el acceso de las personas usuarias, en particular de las personas con discapacidad y de las personas mayores, es el objetivo de este nuevo real decreto que, para aportar más garantías, reconoce el valor de los servicios acreditados como sistema de control de los requisitos de accesibilidad, ya que estas entidades son las únicas que han demostrado su competencia técnica ante una entidad independiente y declarada de utilidad pública: ENAC.

Y es que, al optar por entidades de certificación acreditadas y exigir certificados que incluyan la marca de ENAC, la Administración pública y las empresas pueden confiar en que esas entidades disponen de la necesaria independencia y solvencia técnica para ofrecer el servicio, ya que cuentan con personal y un equipo auditor con competencia técnica para entender los productos y procesos críticos de las organizaciones a las que prestan servicio, sus especificaciones y el entorno tecnológico en el que se desarrolla su actividad.