Las entidades acreditadas por ENAC, garantía para la reutilización del agua en una economía circular

234 laboratorios y 47 entidades de inspección acreditados por ENAC garantizan la calidad del agua en nuestro país

Devolver al medio natural el agua una vez utilizada con la misma o mejor calidad de la que disponía cuando se captó podría ser el paradigma dentro de una economía circular cuando hablamos de agua. Para ello la actuación de laboratorios y entidades de inspección acreditadas es esencial.

El Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente ha publicado recientemente el borrador de la Estrategia Española de Economía Circular, que incluye el Plan de Acción para 2018-2020. Tanto la Estrategia, como su primer plan de acción, confieren una importancia particular al fomento de la reutilización del agua, de hecho más de la mitad del presupuesto del plan (casi 837 millones de euros) se ha destinado a “impulsar las políticas en materia de gestión sostenible del agua, fomentando su aprovechamiento y reutilización con el objetivo de procurar cerrar el círculo y conseguir una gestión eficiente de este recurso”.

En este contexto, es necesario adecuar los criterios de calidad medioambientales y sanitarios exigibles a las aguas que se reutilizan. El uso de laboratorios y entidades de inspección acreditadas será un medio fundamental para avalar que estos controles son realizados por empresas con la capacidad técnica necesaria.

De hecho, la acreditación ya es una herramienta utilizada en el ámbito de la recuperación del agua, ya que el actual “Protocolo de inspección de vertidos de aguas residuales, destinado a las Entidades Colaboradoras de la Administración Hidráulica (ECAH)”, establece que la única forma de demostrar la competencia técnica de una ECAH a la hora de aplicar el protocolo de inspección de vertidos es mediante la acreditación conforme a la norma UNE-EN ISO/IEC 17020 concedida por la Entidad Nacional de Acreditación (ENAC).

De igual forma los más de 240 laboratorios públicos y privados acreditados, que lleven a cabo el control analítico del agua, aportan la máxima confianza en la calidad de esta para cualquier uso, utilizando todas las técnicas necesarias, desde las más tradicionales como análisis físico-químicos y microbiológicos, hasta las más novedosas, como los ensayos para determinar el estado ecológico de las aguas, radioactividad etc. o ecotoxicidad.

Sobre los servicios acreditados

Los laboratorios y entidades de inspección acreditados han demostrado que disponen de los recursos humanos y materiales necesarios, de la experiencia y la capacidad de proporcionar un servicio adecuado a las necesidades de sus clientes mediante un proceso de evaluación riguroso, transparente y con plena aceptación internacional: el proceso de acreditación.

Así, tras demostrar su competencia técnica, las entidades acreditadas aportan confianza en la prestación de un servicio fiable, representando una garantía para la Administración, los evaluadores, las empresas y la sociedad en actividades claves como la recuperación del agua.