El Grupo Compin-Fainsa acredita su laboratorio para el control interno de la fabricación de asientos para trenes y autobuses

“La acreditación nos da mayor consolidación en el mercado, un control más exhaustivo y nos permite ser mucho más ágiles en el desarrollo de nuevos proyectos”, Gemma Ferrer, Laboratory Manager en Compin-Fainsa

 

El grupo Compin - Fainsa, proveedor de fabricantes como CAF, Talgo o Siemens, surge de la unión de dos empresas referentes en equipamiento interior, incluyendo, fabricación, reparación y mantenimiento de componentes de asientos y otras piezas y accesorios para vehículos de motor y ferrocarril. Cuenta con laboratorios propios para la realización de ensayos sobre los productos vinculados con la fabricación de asientos para trenes y autobuses que les permiten realizar un control de su fabricación, en materia de calidad y seguridad frente al fuego, y que recientemente han obtenido la acreditación de ENAC conforme a la norma UNE-EN ISO/IEC 17025.

Gemma Ferrer, Laboratory Manager en Compin-Fainsa, explica en la siguiente entrevista el valor que ha aportado a la empresa la acreditación de su laboratorio para el control interno a sus procesos de fabricación y la confianza de sus clientes.

 

¿Por qué deciden apostar por la acreditación de las actividades de control interno que realiza su laboratorio?

Fainsa centra su producción en el sector ferroviario, el cual es uno de los más exigentes en cumplimiento de las normativas de seguridad contra incendios con una larga trayectoria en el análisis y ensayos de sus productos, ello permite hacer los controles de producción en planta y además la homologación de nuevos proyectos.

La apuesta por la acreditación de la actividad de control interno y homologación ha sido muy clara, nos da mayor consolidación en el mercado con unas exigencias muy elevadas consiguiendo así un control más exhaustivo y además nos permite ser mucho más ágiles en el desarrollo de nuevos proyectos. De esta forma, ofrecemos a nuestros clientes mayor garantía de cumplimiento.

 

¿Qué garantías les aporta contar con esta acreditación de cara a sus clientes?

El laboratorio acreditado afecta directamente a la fabricación de nuestros productos, asientos para los ferrocarriles. El hecho de obtener la acreditación aporta una garantía muy amplia: no solo estamos diciendo que los equipos con los que se realizan los ensayos son conforme norma, sino que además el sistema de gestión y de calidad y el personal involucrado cumple unas exigencias. Para mí, otra ventaja importante y más en un mundo globalizado, es que la acreditación es válida para todos los Estados miembros de la UE y todos aquellos países que la reconocen.

 

Con cinco centros de producción en Europa y una red de distribuidores en todo el mundo, ¿la acreditación supone una apuesta por la consolidación en estos países y seguir ampliando mercados?

Por supuesto, el hecho de tener la acreditación ENAC bajo la norma UNE-EN ISO/IEC 17025 nos permite aportar más garantías a la fabricación de nuestros productos en todos los centros, no solo en la homologación inicial sino también en el control de producción. La exigencia del sector y la agilidad en poder dar soluciones a nuestros clientes hace que Compin-Fainsa tenga mayor consolidación en Europa y también ayuda a conseguir nuevos mercados.