Actualidad de la acreditación

Nuevos ensayos acreditados para la evaluación de la calidad del software

El laboratorio AQCLab ha ampliado su acreditación de ensayos de evaluación de calidad del software según la norma ISO/IEC 25000, añadiendo a la característica de mantenibilidad en adecuación funcional y calidad de los datos

Hoy en día el software es uno de los productos más utilizados por el ser humano, estando presente en prácticamente todo lo que nos rodea y dando soporte a casi todos los sectores: banca, medicina, educación, industria, restauración, automoción, ocio, etc. Sin embargo, seguimos cada día escuchando o incluso sufriendo los efectos que tienen el mal funcionamiento del software, su poca capacidad de evolución o la insuficiente seguridad de los datos que maneja.  Por ello, son cada vez más las organizaciones y empresas interesadas en la calidad del software que desarrollan o adquieren, así como en la calidad de los datos que manejan dichas aplicaciones informáticas.

La familia de normas ISO/IEC 25000, conocidas como SQuaRE (Software Product Quality Requirements and Evaluation), establecen un marco de trabajo común para evaluar la calidad del software y especifican las características que se pueden evaluar para determinar la calidad del producto software así como de los propios datos

Algunos  de los aspectos fundamentales al hablar de la calidad del software y que se recogen en dicha norma son la adecuación funcional y calidad de los datos.

La adecuación funcional del software se entiende como el grado en el que el producto cumple con las necesidades de funcionamiento especificadas. En este caso, esta característica es de gran importancia ya que el cliente del desarrollo software quiere asegurarse que el producto que está contratando dispone de todas las funcionalidades que él necesita y que además dichas funcionalidades están probadas adecuadamente. Asimismo, el desarrollador de software quiere poder comprobar que el producto que ha construido cumple con los requisitos que se le encomendaron y además cuenta con una batería de pruebas suficiente para dichos requisitos.

Por otro lado, la calidad de los datos es un factor clave debido a que el acierto de las decisiones que toma una organización depende de la calidad de los datos en los que se basan dichas decisiones. Y sin embargo, las organizaciones no suelen disponer hoy en día de medios que les permitan evaluar la calidad de sus datos para saber la precisión, completitud, consistencia, credibilidad, etc. de los mismos.