Trabajamos para la Administración

La acreditación es el mecanismo elegido, cada vez más, por los gobiernos de todo el mundo para garantizar la seguridad e integridad de actividades de evaluación y control que intervienen en sectores clave para las políticas públicas como la salud, la protección del medioambiente y las infraestructuras críticas, la seguridad de los alimentos o la ciberseguridad.

Y es que las organizaciones acreditadas ponen a disposición de los poderes públicos un conjunto de medios que pueden ser usados en la implantación de sus políticas, logrando los objetivos fijados con:

Reducción de costes: al proporcionar un sistema de vigilancia y control sin impacto en el contribuyente, lo que permite a los gobiernos central, autonómico o local concentrar sus recursos en los aspectos a regular, dejando el peso técnico de la supervisión en manos de una organización especializada (ENAC)pero sin merma en las competencias gubernamentales, ya que el sistema de acreditación de ENAC permite una coordinación continua con las autoridades.

Agilidad: ya que facilita el uso de nuevas técnicas de regulación más ágiles y flexibles favoreciendo la autorregulación al tiempo que se asegura la fiabilidad de las actividades con un impacto en la confianza pública.

Armonización: al ser la acreditación una actividad regulada en Europa permite su uso en diferentes países con plena garantía de compatibilidad y armonización.

 

Así, la Comisión Europea reconoce la acreditación como el medio preferente para demostrar la competencia técnica para el correcto funcionamiento del mercado común en los Estados miembros a través del Reglamento (CE) Nº 765/2008 del Parlamento Europeo y del Consejo

Cuando la legislación comunitaria de armonización prevea la selección de organismos de evaluación de la conformidad para su aplicación, la acreditación transparente tal como se dispone en el marco del presente Reglamento, para garantizar el nivel necesario de confianza en los certificados de conformidad, debe considerarse, por las autoridades públicas nacionales en toda la Comunidad, como el medio preferente de demostrar la competencia técnica de dichos organismos.

 

En la actualidad, tanto en España como en Europa, la acreditación es ampliamente usada por el legislador y prueba de ello son las más de 170 disposiciones nacionales y autonómicas, así como las más de 100 a nivel europeo que incorporan la acreditación como herramienta para garantizar la fiabilidad de los productos y servicios, desarrollar mercados seguros y reforzar la protección de los consumidores.

Puede consultar algunos ejemplos en los que la acreditación ha sido exigida por la administración pública en la práctica totalidad de sectores en la Guía de ENAC para el uso de la acreditación en el ámbito reglamentario así como ejemplos de su uso en todo el mundo en Public Sector Assurance.

ENAC, al servicio de la Administración Pública española

La Entidad Nacional de Acreditación – ENAC – es la entidad designada por el Gobierno mediante el Real Decreto 1715/2010 para actuar como Organismo Nacional de Acreditación en España en cumplimiento de lo establecido en el Reglamento (CE) Nº 765/2008 del Parlamento Europeo y del Consejo, que establece el modelo de acreditación en Europa.

ENAC es un organismo que integra a todas las partes interesadas, contando con una amplia representación de la Administración en sus órganos de gobierno. Además mantiene una activa y estrecha relación institucional y técnica con las administraciones públicas a todos los niveles (europeo, nacional, autonómico y local) en la práctica totalidad de sectores de actividad, y permite que la administración participe, en la medida de sus necesidades, en los procesos de evaluación y supervisión establecidos por ENAC.

¿Acreditación o certificación ISO 9001?

Antes de contratar servicios de evaluación, la Administración debe tener en cuenta que los pliegos de contratación pública de todo el mundo contemplan como requisito el uso de servicios acreditados cada vez con mayor frecuencia. En España, la Ley 9/2017, de 8 de noviembre, de Contratos del Sector Público, prima el uso de servicios acreditados como medio de prueba de la conformidad con los requisitos o los criterios establecidos en las especificaciones técnicas, los criterios de adjudicación o las condiciones de ejecución del contrato.

Asimismo, cuando la administración necesita contratar los servicios de laboratorios de ensayo o de laboratorios clínicos o autorizarlos para operar en el campo reglamentario, en ocasiones establece como requisito disponer de una certificación ISO 9001 o de una acreditación al considerar, equivocadamente, que ambas son equivalentes.

Pero nada más lejos de la realidad, la acreditación y la certificación ISO 9001 son actividades profundamente diferentes: una organización certificada ISO 9001 ha demostrado que su sistema de gestión de calidad cumple los requisitos establecidos en la norma ISO 9001 mientras que una organización acreditada ha demostrado su competencia para llevar a cabo las actividades de evaluación para las que esté acreditado y su cumplimiento con los requisitos establecidos en una norma internacional específica a cada tipo de organismo de evaluación (laboratorios, entidades de certificación e inspección, verificadores, etc.).

Por último, la certificación ISO 9001 es una actividad comercial realizada por empresas en libre competencia y dirigida a todo tipo de organizaciones de cualquier tamaño y área de actividad. La certificación ISO 9001 es una actividad que ENAC acredita, en este sentido es conveniente recordar que la certificación ISO 9001 es una actividad no regulada y, por tanto, puede ser ofrecida por cualquier empresa sin someterse a norma alguna y solo aquellas que están acreditadas por ENAC han demostrado su competencia y su sujeción a normas internacionales.

La acreditación, por su parte es una actividad especializada dirigida exclusivamente organizaciones que realizan actividades de evaluación de la conformidad (laboratorios, entidades de inspección, entidades de certificación y verificadores entre otros) regulada en la UE como un servicio de interés público por el Reglamento (CE) 765/2008 y que solo puede ser desempeñada cada Estado miembro por un único organismo de acreditación (ENAC en el caso de España).

¿Una organización acreditada cumple ISO 9001?

. Las entidades acreditadas cumplen con los requisitos de la ISO 9001 desde el momento en que obtienen la acreditación según la norma que corresponda a su actividad. Esto está aceptado a nivel internacional por las Organizaciones internacionales de acreditación (ILAC e IAF) y por la propia ISO (Organismo Internacional de Normalización). En los siguientes vínculos puede encontrar las declaraciones conjuntas que así lo declaran: ISO/IEC 17025 (laboratorios), ISO/IEC 17020 (entidades de inspección) e ISO 15189 (laboratorios clínicos). En resumen, la certificación ISO 9001 aporta información sobre el sistema de gestión de calidad de una empresa mientras que la acreditación aporta información sobre la competencia técnica de un tipo organismo de evaluación específico para ejecutar actividades concretas.

¿Necesita ayuda para integrar el requisito de la acreditación en sus políticas públicas?

 Tanto en el desarrollo como el establecimiento de políticas públicas que pueda necesitar de alguna evaluación independiente, ENAC ofrece su apoyo técnico a las autoridades competentes tanto para definir las necesidades como para diseñar un esquema con los requisitos necesarios para alcanzar sus objetivos. 

Para más información acerca de cómo la acreditación puede apoyar los objetivos de la política pública, puede ponerse en contacto con nosotros a través de la siguiente dirección de email direcciontecnica@enac.es.

Más información>>

Ver también: