El uso de laboratorios acreditados por ENAC permite cumplir con la legislación europea sobre el control del mercurio eliminado de las amalgamas dentales

Las amalgamas dentales, compuestas en un 50% de mercurio, representan el uso más extendido de este elemento en la Unión Europea y constituye una fuente de contaminación importante del medio ambiente y un riesgo para la salud humana. Por ello, el Reglamento (UE) 2017/852, aprobado en 2017, ha incluido varias medidas encaminadas a reducir progresivamente el uso de estas amalgamas y minimizar su impacto.

Así, con el fin de garantizar que los residuos de amalgama resultantes se recojan y eliminen de forma adecuada, el reglamento establece, entre otras medidas, el uso obligatorio de separadores de amalgama a la hora de retirar los empastes dentales de este material, exigiendo, además, que los separadores garanticen un nivel mínimo de eficiencia de retención establecido en la norma ISO 11143 (al menos una retención del 95% de las partículas de amalgama).

Desde el 1 de enero de 2019, los operadores de gabinetes dentales deben dar cumplimiento al reglamento y una de las vías para demostrar dicho cumplimiento son los ensayos realizados por un laboratorio acreditado por ENAC.

En la actualidad, no existe ningún laboratorio acreditado para dicha actividad, sin embargo, ante la necesidad del mercado de contar con laboratorios de ensayos sobre los filtros separadores de amalgamas que puedan certificar su correcto funcionamiento de acuerdo a la normativa aplicable, ENAC informa de que está en disposición de recibir solicitudes de acreditación según la norma UNE-EN ISO/IEC 17025 por parte de todas aquellas entidades que pudiesen estar interesadas.

Para más información, puede contactar con Ismael García, del departamento de Laboratorios y Certificación de Producto de ENAC, a través de la dirección de email isgarcia@enac.es.