Actualidad de la acreditación

Día Mundial de la Acreditación 2018: garantizando un mundo más seguro

Un año más, el próximo 9 de junio se conmemora el Día Mundial de la Acreditación, que en esta ocasión destacará el valor de la acreditación como herramienta para garantizar un mundo más seguro y para reducir los riesgos asociados al entorno laboral

El Día Mundial de la Acreditación es una iniciativa global que establecieron conjuntamente las dos principales asociaciones de acreditadores a nivel internacional, ILAC (International Laboratory Accreditation Cooperation) e IAF (International Accreditation Forum), con el objetivo de concienciar al mercado, la administración pública y la sociedad sobre la importancia de la acreditación. 

Este año, ILAC e IAF se han centrado en destacar el valor que aportan los servicios acreditados para materializar los objetivos de seguridad y salud laboral y para ello han desarrollado un folleto y un vídeo informativo “Acreditación: garantizando un mundo más seguro”, que cuenta con ejemplos prácticos de la aplicación de la acreditación como garantía de un entorno laboral más seguro en España y en el resto del mundo

Entre ellos, destaca, por ejemplo, el caso de la autoridad pública de seguros de accidentes de trabajo de Italia (INAIL) que, al comprobar que las organizaciones que cuentan con certificación acreditada para sistemas de gestión de seguridad y salud laboral ven reducido el número de accidentes laborales en más de un 40%, ha ofrecido una reducción de más del 28% en el coste de las primas de seguros a las empresas que cuenten con esta certificación acreditada. 

 


Servicios acreditados, garantía para la seguridad y salud laboral

En el contexto de la seguridad y la salud en el trabajo, las empresas tienen la responsabilidad de asegurar que sus empleados estén protegidos contra lesiones y enfermedades, proporcionándoles un estado de completo bienestar físico, mental y social. En este sentido, favorecer la integración de las políticas de seguridad y salud en el trabajo y ofrecer un entorno de trabajo seguro no debe considerarse una carga reglamentaria, sino un método para reducir el número de accidentes, el absentismo laboral, la tasa de rotación, el riesgo de acciones legales y, por tanto, los costes asociados a todo ello, lo que redunda en un aumento de la productividad, entre otros beneficios. 

En este marco, la acreditación proporciona al mercado un valor añadido: la seguridad que aporta contar con un proveedor con competencia técnica demostrada para servicios como la certificación de planes de seguridad y salud laboral, la inspección de maquinaria o ensayos sobre los equipos de seguridad individual, garantizando que éstos cumplen con la legislación en materia de prevención de riesgos, entre otros.

Asimismo, aunque la legislación sobre seguridad y salud laboral difiere en cada país. la acreditación se utiliza cada vez con más frecuencia en regulaciones y  documentos de licitación pública. En otros casos, puede ayudar a reducir la realización de nuevas auditorías y el pago de determinados impuestos.

De este modo, ILAC e IAF recuerdan en el folleto “Acreditación: garantizando un mundo más seguro” que “la administración pública, las empresas y la sociedad en general pueden confiar en los resultados de los ensayos,  calibraciones e informes de inspección y en las certificaciones que han sido emitidos por entidades acreditadas, ya que los organismos de acreditación (como ENAC en España) aseguran que los organismos de evaluación de la conformidad están sujetos a la supervisión de una entidad competente”.

Asimismo el documento resalta el carácter global de la acreditación como herramienta para generar confianza en el mercado internacional: “Los acreditadores, reconocidos internacionalmente y evaluados entre sí, firman acuerdos internacionales de reconocimiento que refuerzan la aceptación de los productos y servicios fuera de las fronteras nacionales, creando así una infraestructura global que apoya los procesos de seguridad y salud laboral”.