Las Fuerzas Armadas confían en la calibración acreditada para verificar sus vehículos en misiones en el exterior

Desplegados en la misión de Naciones Unidas en el Líbano (UNIFIL) desde 2006, en la base Miguel de Cervantes, los 650 militares de las Fuerzas Armadas españolas realizan actividades de control y vigilancia de forma permanente en la frontera de separación entre Líbano e Israel así como otras actividades en colaboración con las Fuerzas Armadas Libanesas y actividades de cooperación cívico militar (CIMIC), dirigidas a garantizar el cumplimiento de la resolución 1701 de Naciones Unidas y evitar que se llegue a situaciones que puedan conducir a una escalada de tensión entre las partes contribuyendo así al desarrollo, estabilidad y progreso de la zona.

Dado que el servicio que prestan sus vehículos en la realización de las patrullas es esencial para su misión, las Fuerzas Armadas españolas han confiado en los servicios acreditados por ENAC para contar con las máximas garantías.

En este sentido, para aportar esa garantía y fiabilidad sobre el estado de funcionamiento de sus vehículos, los equipos empleados para la verificación y la inspección técnica de los vehículos han sido calibrados por laboratorios acreditados por ENAC. Entre los equipos calibrados destacan los alineadores al paso que tienen como cometido realizar una rápida y eficaz verificación de la geometría de los ejes delantero y trasero de los distintos vehículos; y los frenómetros cuyo principal cometido es realizar una eficaz verificación del estado de funcionamiento del control de frenado en el vehículo.

La fiabilidad que ha aportado a los equipos de verificación el servicio de calibración acreditado por ENAC ha hecho que otras naciones presentes en la misión en Líbano, como es el caso de Serbia, soliciten el empleo de los equipos españoles para verificar el estado de sus vehículos.

 

Las garantías de un servicio técnicamente competente

Para tener seguridad de que los resultados que les proporcionan estos equipos de medida son correctos y garantizar así la seguridad de los vehículos, es fundamental contar con servicios de calibración técnicamente competentes. Esto quiere decir que los laboratorios de calibración disponen de personal con los conocimientos técnicos y la experiencia adecuados, cuentan con los equipos e instalaciones necesarios y adecuadamente mantenidos, sus ensayos se ejecutan utilizando métodos y procedimientos técnicamente válidos y su actividad está sometida a un estricto control de calidad entre otros, garantía que sólo ofrecen los laboratorios acreditados.