Actualidad de la acreditación

“La certificación profesional acreditada permite cumplir con posibles requerimientos internacionales de contratación” Diana Tallo, Gerente de ACP

La Agencia de Certificación Profesional de la Edificación y la Arquitectura (ACP), primera entidad acreditada para la certificación de personas en tres nuevas actividades del sector de la edificación

La Agencia de Certificación Profesional de la Edificación y la Arquitectura (ACP), organismo impulsado por el Colegio de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Madrid y el Col·legi d´Aparelladors, Arquitectes Tècnics i Enginyers d’Edificació de Barcelona, ha obtenido la primera acreditación de ENAC para certificar tres perfiles profesionales en el sector de la edificación: consultor técnico en edificación, director de ejecución de obra en edificación y coordinador de seguridad y salud en edificación. Diana Tallo, Gerente de la Agencia, explica en las siguientes líneas cómo la certificación de personas acreditada ofrece las máximas garantías no solo al profesional, sino a los empleadores y empresas tanto del ámbito privado como público.

¿Por qué decidieron apostar por la acreditación de la certificación de personas?

Porque creemos que es una demanda creciente en un mercado laboral dónde más allá del título universitario, cada vez se valora más lo que el profesional sabe hacer. En otras palabras, el mercado demanda experiencia, especialización y capacidades contrastadas. Cuando desde la Agencia de Certificación Profesional de la Edificación y la Arquitectura, ACP, comenzamos a desarrollar la idea de otorgar un reconocimiento a los profesionales del sector, tomamos como punto de partida un análisis de los mecanismos de reconocimiento existentes a nivel internacional. Observamos que existían diversos modelos. Desde el modelo anglosajón principalmente basado en la membresía a instituciones o asociaciones profesionales, otros modelos basados en una revisión curricular, así como certificaciones profesionales basadas en la norma UNE-EN ISO 17024.

“Queríamos ofrecer al sector las mayores garantías y la obtención de la acreditación ENAC es el aval para ello”

Una vez analizadas todas las posibilidades, decidimos que la mejor opción, por las garantías que ofrecía, era otorgar estas certificaciones de acuerdo con la norma UNE-EN ISO 17024, ya que además de ser una norma internacional, nos permitiría establecer un proceso de certificación con el rigor, la objetividad e imparcialidad necesarias y acreditar nuestra Agencia por la Entidad Nacional de Acreditación, ENAC. Desde el principio tuvimos muy claro que con nuestras certificaciones queríamos ofrecer al sector (profesionales interesados en certificarse, empresas, entidades públicas etc…) las mayores garantías y la obtención de la acreditación ENAC es el aval para ello.

¿Y qué les llevó a optar por acreditarse para esas cuatro actividades en concreto? 

Las certificaciones de Consultor Técnico en Edificación, Coordinador de Seguridad y Salud en Edificación, Auditor Energético en Edificación y Director de Ejecución de Obras han sido los primeros perfiles que desarrollamos, en base a un estudio encargado a PwC sobre la demanda laboral y las necesidades de los profesionales del sector, por lo que solicitamos la acreditación para todas las que teníamos en ese momento.

“Una certificación profesional acreditada ofrece a los profesionales un reconocimiento que convierte la experiencia, las competencias y profesionalidad en una herramienta de prestigio visible”

Durante el proceso de acreditación hemos desarrollado dos certificaciones más, la certificación como BIM Manager y el Jefe de Obra que esperamos poder incluir en el alcance de acreditación. 

 

¿Cuáles cree que son los principales beneficios de la certificación de personas acreditada para los profesionales? Y pensando en el sector, ¿qué garantías aporta la certificación de ACP? 

Una certificación profesional acreditada ofrece a los profesionales un reconocimiento que convierte la experiencia, las competencias y profesionalidad en una herramienta de prestigio visible, más allá del título académico que proporciona la formación universitaria e incluso de la formación postgrado.

Además permite cumplir con posibles requerimientos internacionales de contratación, lo que aumenta las oportunidades de movilidad geográfica de los profesionales. Observábamos que en otros países, los profesionales del sector tenían la oportunidad de certificarse, mientras que en España no existía la posibilidad de hacerlo ya que no había ninguna entidad de certificación de profesionales específica para la edificación y la arquitectura. En un mundo cada vez más globalizado esta realidad representa desventaja competitiva con respecto a los profesionales de otros países.

“La acreditación da un alcance internacional a los servicios acreditados, aspecto esencial para responder a las necesidades de los profesionales certificados”

La certificación profesional acreditada potencia la imagen profesional ante una oferta laboral, ante empleadores, contratantes, aseguradoras o clientes y además de ser un aspecto para mejorar la empleabilidad. En el caso de las aseguradoras, la ventaja para el profesional certificado es evidente, ya que encontramos aseguradoras como la Mutua de Seguros a Prima Fija, MUSAAT, que atendiendo a criterios de confianza, ofrece un descuento en la prima de Responsabilidad Civil a los profesionales que presenten una certificación de la ACP.

A pesar de que el que obtiene la certificación es el profesional, las entidades (públicas o privadas) que contratan o cuentan con profesionales certificados también pueden beneficiarse de las ventajas de la certificación, ya que consolidan su imagen de profesionalidad en la presentación de ofertas, garantizan la cualificación de los profesionales ante los clientes y se genera una mayor confianza y seguridad en la cualificación y experiencia de los candidatos a un puesto ofertado.

¿Qué importancia le otorga a los acuerdos internacionales firmados por ENAC suponen el reconocimiento de los servicios acreditados en más de 90 países?

Entendemos que la acreditación aporta confianza no sólo en el ámbito nacional sino que lo hace en los mercados internacionales.

A pesar de que cada país puede tener una serie de criterios a la hora de contratar profesionales, observamos una tendencia a la liberación de servicios profesionales, especialmente en el entorno europeo, a raíz de la aprobación de la Directiva 2006/123/CE, Directiva de servicios, entre cuyo ámbito de aplicación se encuentran las actividades de la mayoría de las profesiones reguladas (asesores jurídicos y fiscales, arquitectos e ingenieros, por ejemplo) y ya a nivel nacional, la conocida como Ley Ómnibus.

En un escenario de liberación de servicios profesionales a nivel global, donde cada vez se le da más peso a las competencias y a la especialización, la certificación profesional acreditada da respuesta a la necesidad de garantizar la competencia de un profesional para llevar a cabo una actividad determinada.

Cada vez más profesionales valoran ampliar sus oportunidades laborales en un entorno internacional. Lo mismo ocurre con las empresas que cuentan con profesionales certificados. En ambos casos, la certificación constituye una herramienta para la internacionalización y el reconocimiento internacional de los servicios acreditados es fundamental.

Los Acuerdos Multilaterales de Reconocimiento firmados por ENAC, en particular la adhesión al nuevo Acuerdo Multilateral de Reconocimiento (MLA) suscrito en el seno de International Accreditation Forum (IAF), mediante el cual la certificación de personas acreditada por los organismos de acreditación firmantes adquiere una dimensión global, es un ejemplo de que la acreditación da un alcance internacional a los servicios acreditados y en nuestro caso esto es un aspecto esencial para dar respuesta a las necesidades de los profesionales certificados.